viernes, 21 de octubre de 2011

Falta de fluidez


Cuantas veces en nuestras organizaciones vemos que tanto el material como la información no fluye, y se queda estancada en puesto de producción, en almacén, en nuestro email, en nuestros papeles, etc

Las consecuencias son drásticas, originan los reconocibles mudas como espera, stock, sobreproducción, movimientos innecesarios e inútiles y reprocesos.
Cuando los productos no fluyen se genera stock, se incrementa el espacio necesario, la productividad disminuirá, la calidad empeorará, las personas trabajarán en peores condiciones y por supuesto el plazo de entrega se alargará.

Por lo tanto, la falta de fluidez dará lugar a una pérdida de competitividad y de dinero.

Las típicas aglomeraciones de stock en diferentes puesto de trabajo halladas en una planta productiva son un síntoma evidente de derroche. Como decíamos en anteriores post, la sobreproducción es el peor enemigo en una nave.

Los montones de papeles en las oficinas, demuestran la falta de fluidez de información. ¿Por qué seguimos dedicando tiempo de nuestra jornada laboral a imprimir la mayoría de los correos?

¿Por qué almacenamos información que no tiene apenas rotación?, ya que el ”por si acaso” subconsciente nos sigue engañando. ¿Por qué reenviamos email con toda los diálogos de anteriores correos ya que a menudo son innecesarias para siguiente destinatario?

Y que podemos decir del mal uso del correo el electrónico y de esa práctica desmesurada de envíos de forma continua. Esto solo provoca errores del tipo, ¿cómo iba el tema X? al que seguramente has contestado hace tiempo, y que ahora debes de buscar la respuesta para volver a enviar de nuevo al remitente. ¿Y el envío de correos a n destinatarios? Solo puede dar lugar al caos, puesto que nadie se hará responsable con el tema enviado, y con ello se dilatará el tiempo de respuesta.

Hagamos una reflexión seria, y dejemos de limpiar, o adecentar tanto plantas como escritorios de trabajo para la visita de Sr. Y o para la auditoria de turno.

A modo de ejemplo, solo con una pequeña lista en la que ver de entre nuestro mar de papeles, que es lo que necesitamos y con que frecuencia lo usamos nos valdrá para eliminar un alto porcentaje de información innecesaria.

Respecto al correo electrónico, deberemos utilizarlo, para comunicar la información necesaria al destinatario adecuado. No parece tan difícil, ¿verdad?

En producción recomendamos que el análisis de nuestra demanda y su rotación, nos ayudara a dejar de fabricar/almacén productos que apenas rotan.

Finalmente recordemos el que marca el ritmo ahora y siempre es y será nuestro querido CLIENTE, él es el que decide cuánto, cuándo y cómo. Adaptemos a su takt.

martes, 18 de octubre de 2011

Plan estratégico. Inversión de futuro.

Inmersos como estamos, en una profunda transformación social, económica, laboral y financiera, el futuro se presenta especialmente amenazador. El plan estratégico es un instrumento imprescindible para poder afrontarlo.

Debemos preguntarnos; ¿quiénes somos?, ¿hacia dónde queremos ir?, ¿y que debemos hacer para llegar ahí?

El plan estratégico es una herramienta para poder anticiparnos y adaptarnos al presente y prepararnos para el futuro. Desde el punto de vista de la pequeña y mediana empresa, la planificación estratégica parece casi ciencia ficción, pero no lo es. Cualquier acción y proyecto se debe adaptar a los recursos disponibles. Evidentemente en estos casos, no podemos tener un equipo amplio dedicado a estos menesteres, sino que antes de empezar, sería importante pensar en quien debería implicarse. El director es imprescindible, los responsables de departamento y un asesor externo.  Tampoco deberíamos olvidar la participación de todos los integrantes de la organización, es decir, la comunicación y el feedback son instrumentos fundamentales para la consecución de los objetivos.

¿Qué fases tiene un plan estratégico?
  1. Fase de análisis. Analizamos la situación actual de la empresa; debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. Esto es un análisis DAFO.
  2. Fase de desarrollo. Se proponen y se validan las líneas estratégicas y los planes de acción. 
  3. Fase de síntesis. De ordena toda la información y se elabora de forma formal. Añadimos en esta fase un modelo económico financiero que indique las previsiones de futuro.
No hay excusa en si somos una pequeña o mediana empresa. La planificación estratégica, adaptada a los recursos existentes, es  muy importante para garantizar el futuro de la organización. Hacer estrategia día a día es desaprovechar tiempo, dinero y esfuerzo. Esta planificación que hemos explicado nos permite ser eficientes, aprovechar los recursos y aportar valor.

Safe Creative #1110150300666

miércoles, 12 de octubre de 2011

Cambio cultural


Una vez más volvemos a un tema fundamental en cualquier proceso de desarrollo dentro de una empresa; el cambio cultural. Ignorarlo, significa desaprovechar oportunidades y desperdiciar tiempo, dinero y energía.
 
Hay un caso paradigmático, la implantación de un sistema de gestión de la calidad basado en ISO 9001. Escogemos este caso dado la cantidad de certificaciones en ISO 9001 que se dan y porqué es ampliamente conocido. Pues bien, hay gran número de consultoras que se dedican a realizar implantaciones documentales, es decir, por un precio módico, se envía una documentación muy chula que sólo sirve para decorar algún estante de una oficina. No hay implantación real, no hay aportación de valor, no hay cambio cultural. Los resultados son evidentes, la organización  tiene una documentación que no sirve de nada, desaprovecha el dinero sin obtener valor, desaprovecha tiempo sin obtener mejoras y dinamita la motivación del personal. 
 
También se da últimamente de forma generalizada en las adaptaciones a la LOPD, Ley de Protección de Datos. Consultoras autodenominadas “líderes en adaptación a la LOPD” se dedican sistemáticamente a vender humo y documentos que no sirven de nada a las empresas que, por miedo, pagan para una supuesta adaptación, sin que esta se dé.
 
Estos casos se relacionan con la filosofía de este país, mejor más barato y que no cree problemas, que pagar algo más y realizar un cambio cultural en nuestra gestión. Parece que el esfuerzo se menosprecia, y que desperdiciar de forma sistemática es la mejor política.
 
Finalmente llegamos a la implantación del Lean Management. Esto representa un gran cambio, superior a una implantación ISO 9001 o LOPD. ¿Qué sucede habitualmente? Se medio implanta las 5S y se acaba agonizando en las primeras fases de la implantación Lean. Finalmente se llega la conclusión que el Lean no funciona o es demasiado difícil. Apuntar algunos detalles; esfuerzo, cambio cultural y profesionalidad de la dirección. Si falta esto, no hay implantación posible.

Safe Creative #1110110271876