martes, 28 de febrero de 2012

¡Todos somos Calidad!

El concepto calidad nos lleva a algunas confusiones, más o menos habituales. Calidad debería ser un concepto interiorizado dentro de la gestión diaria de la empresa, al mismo nivel que la contabilidad, estrategia comercial, compras, etc.

La realidad nos habla de otra situación:
  • La calidad queda marginada a una forma de ente filosófica independiente del resto de la empresa. Es habitual oír eso de; ¡esto es problema de calidad!. Muchas veces parece como si el único que ejerce de calidad es la persona o persona del departamento de calidad. Es un error catastrófico, todas y cada una de las personas de una empresa tiene sus responsabilidades en calidad. Calidad no es más que el cumplimiento de los requisitos del cliente. Comercial tiene sus responsabilidades, conocer estos requisitos, mantener el feedback, es el contacto con el cliente, ¿de verdad que no tiene nada que ver con calidad? Un operario de producción tiene en sus manos el producto que llegará al cliente, si no mantiene un autocontrol de calidad, ¿cómo podemos asegurar el cumplimiento de los requisitos? El director financiero, controla los recursos económicos, pieza fundamental de no sólo la calidad, sino de la gestión de la empresa. En definitiva, cada uno de los integrantes de una organización tienen sus responsabilidades en la gestión de la calidad. El departamento de calidad coordina principalmente, no es quien se come todos los marrones. 
  • Volvemos a insistir, calidad es percepción. Toda la organización se debe alinear a los requisitos del cliente, podríamos definir calidad como el plano de carreteras donde está marcado el camino a seguir. Calidad no es realizar un servicio o un producto con unos requisitos de perfección altísimos, sino es hacerlo según los requisitos. Ajustarnos a los requisitos significa aportar valor, al cliente y a nosotros mismo, que así, podremos realizar el producto  o servicio eficientemente, sin desperdiciar tiempo, dinero y recursos.
Lean management se fundamenta en la calidad a la primera, lo cual significa que no nos podemos permitir el lujo de realizar productos o servicios no conformes, y esto sólo puede conseguir mediante el autocontrol y la implicación de todos los miembros de una organización

Safe Creative #1202171098124

lunes, 20 de febrero de 2012

Mudas en la revisión médica




Esta semana acudí a mi revisión médica anual. Como tuve un tiempo de espera considerable, y por deformación profesional me dediqué a analizar los procesos que allí sucedían.

En primer lugar fui citado a la intempestiva hora de las 7:45, pero como no hay mal que por bien no venga, me dije a mismo, cuanto antes empiece antes acabaré. (Iluso de mi)

Tras el traslado, aparcamiento de mi vehículo, y desplazamiento al lugar indicado, llegue puntual a mi hora, y entonces encontré el 1º Muda, el centro no abre nunca hasta las 8:00h, por tanto a esperar,  la primera alegría del día, 15 minutos en la calle y en ayunas.

Al abrir sus puertas, me dicen que me siente tranquilamente en la sala de MUDAS,quería decir, sala de esperas (2º Muda) ¿No os parece increíble que te citen a una hora que no están abiertos?, y qué todavía tenga que esperar.

10 minutos de después, me atiende la recepcionista, y me indica que debo de rellenar un formulario con mis datos personales. El 3º Muda se presenta, me dedico 2 minutos a escribir los datos que ellos poseen. Al finalizar y devolver el cuestionario firmado, la recepcionista los introduce y me pregunta si es la primera vez que asisto al centro, mientras teclea los datos rellenados en el formulario. (Asoma el 4º Muda, Reproceso). Perplejo me quedo, si tienen mis datos, mi historial, mi cita, por qué debo responder a preguntas que no añaden valor. ¿Qué credibilidad me ofrecen? Tan fácil de eliminar como  tener  impresa la hoja rellena con todos los datos de las personas citadas,  y así sólo se perderá un infimo tiempo en firmarla.

Aprovecho la ocasión para preguntar el porqué citaban antes de su apertura, y  me responden como la gente llega tarde… (el 5ª Muda ocurre: “el por si acaso”). ¿Y los que llegan puntuales? Sin comentarios.

5 minutos después, me llaman a consulta, aquí todo cambia, pruebas de audiometría, espirometria, pruebas de vista, ECG, peso y altura, sin pausa alguna y con movimientos practicamente despreciables en una sala de 15 m2. (Valor añadido puro) e incluso en el momento de análisis de sangre respondo a preguntas de la doctora (operaciones en paralelo). Todo en 10 minutos.

Salgo de la primera sala solo cruzando una puerta (sin mudas de transporte) y allí realizo las últimas pruebas, también de manera coordinada y sin interrupciones.

Para finalizar, la doctora me informa, de qué los resultados los recibiré en un plazo de una semana, y los podré descargar vía web. Ojo, aquí han reducido su plazo de entrega de 3 ó 4 semanas a solamente una.

Ella accede a darme la dirección de la website y qué tipo de datos debo introducir y para obtenerlos. Imaginaros que esto lo hace con todos sus clientes (pacientes en este caso), 20 veces contando lo mismo y  todos los días (Se manifiesta el 6º Muda: falta de estándar). Con lo fácil que sería de eliminar este despilfarro, con solo entregar una hojita explicativa en la recepción.

Cómo veréis han avanzado mucho y pero les falta camino, puesto que todavía existen mudas que todavía deben de ser eliminados.

martes, 14 de febrero de 2012

Flexibilidad empresarial

Finalmente se ha presentado la tan cacareada reforma laboral. No se puede negar que es un intento de flexibilizar el mercado laboral. Puede gustar o no, pero muchas veces seguro que nos hemos encontrado con alguna situación que nos ha llevado a pensar que un poco de flexibilización no vendría mal. Podríamos concretar que flexibilización se necesita:
  1. La filosofía Lean nos indica que, debemos tener un nivel de stock mínimo y esto se consigue si fabricamos exactamente lo que necesita el cliente. En verdad, no será exacto esto pero lo que si ocurrirá es que estaremos expuestos a una producción irregular, con periodos de alta demanda y otros de baja demanda. Necesitamos tener la capacidad de implementar uno, dos o tres turnos si así lo demanda la producción. Esto tiene un nombre, flexibilidad. Instrumentos para poder incrementar i disminuir la plantilla de una forma ágil. No nos engañemos, o estocamos o flexibilizamos la plantilla. Algo importante es que esto se debe equilibrar con los derechos de los trabajadores. 
  2. Polivalencia. Hay una manía muy extendida entre los sindicatos, representantes y comités; la polivalencia es mala. Dentro de la plantilla hay muchos puestos que debe ser polivalentes, que podamos equilibrar las cargas de trabajo entre puestos de trabajo, incrementar los recursos o disminuirlos según la demanda.  
  3. Si siempre insistimos que debemos eliminar el muda, tener una plantilla sin posibilidades de flexibilidad y menos de polivalencia, esto representa un muda, estamos desperdiciando recursos.
Hay otro detalle que no se nos debe escapar, la flexibilidad empieza por la dirección. Si la dirección de una empresa no es capaz de entender que es la polivalencia y la flexibilidad, los cambios legislativos sólo sirven para continuar con los cortijos personales en que se convierten muchas empresas a manos de sus amos-empresarios-directores.

Aplicar Lean management a una empresa implica unas dosis altísimas de flexibilidad y polivalencia, evidentemente sin cambios legislativos al respecto, esto no es posible.

Safe Creative #1202141080357

lunes, 6 de febrero de 2012

Motivación estratégica


Aunque suene un poco rimbombante el título del artículo, es bien cierto que la motivación de todos los trabajadores, debe ser un objetivo estratégico. Una organización se fundamenta principalmente en las personas que la integran. Quien sea que tenga la responsabilidad en esta organización tiene el deber de motivar y sobretodo, que cada una de la personas sientan que están en un proyecto común. Dicho así, por descontado, suena fácil, pero no lo es, todo lo contrario.

Enfocad a la pequeña y mediana empresa, donde el factor dinero y tiempo es fundamental, algo así suena casi a cachondeo. Creemos que es, en este tipo de empresa, dónde la motivación toma su importancia estratégica.

¿Qué puede hacer una organización? Aquí algunos apuntes:
  • El trabajador es una persona, por si alguna vez lo olvidamos. Tiene sus objetivos, sus sueños, su vida. Trabaja para vivir. Todo humano queremos formar parte de algo. Si una parte de nuestra vida la invertimos en trabajar, el trabajo se convierte en un proyecto. La empresa debe aprovecharlo, es una oportunidad. La relación de beneficio es mutua o debería serlo. 
  • Las personas trabajamos, primero para ganar dinero pero también debemos sentirnos bien y tener la sensación que formamos parte de un gran proyecto. La política de sueldo e incentivos debe ser clara, no discriminatoria por razón de sexo, raza o pertenencia o no a la familia del director. Repetimos, no discriminatoria, transparente y justa. 
  • La organización debe ser transparente, comunicar, tanto de arriba abajo como de abajo a arriba. Además, un incentivo a quien aporte buenas ideas de mejora, es una gran inversión. Por ejemplo, eliminemos los despachos, fuera paredes. Los responsables deben estar cerca de sus colaboradores, sin barreras. 
  • Algo muy importante. Un trabajador profesional, apto, competente y motivado debe ser recompensado (sea en metálico, en especias o como sea)  y al que no lo es, pues que haga su camino en otro sitio. No puede ser que al trabajador competente, no conflictivo se le explote hasta que reviente simplemente porqué hace lo que debe y no crea conflictos. Uno de los más grandes absurdos es quemar al trabajador que aporta valor y cuidar al incompetente. 
  • El punto anterior es extensible a responsables de departamento, directores, etc.
En definitiva, con las acciones de motivación buscamos la aportación de valor. Nuestro objetivo es la eficiencia y la eficacia, que se traduce en la minimización de los mudas. El fin último es estar rodeados de colaboradores que nos aporten valor real.

Safe Creative #1202141080340