martes, 18 de junio de 2013

El ecosistema

Esta semana nos desviamos un poco de los temas habituales de este blog. Creemos que, debido a las informaciones que se van sucediendo, es bueno hacer un poco de recopilación y exponer datos, para que cada uno pueda extraer sus conclusiones.

El periódico The Telegraph en la edición del 10 de mayo de 2013 ha publicado el artículo “Spain is Officially insolvent: get your money out while you stil can” escrito por Jeremy Warner. A los medios del estado español supongo que les faltará tiempo para desmentirlo o simplemente ignorarlo.

A tal efecto, en este artículo exponemos cuatro gráficos donde comparamos los datos del Fondo Monetario Internacional del día 15/04/2013 con la últimas previsiones del Gobierno Español del día 26/04/2013. Cada uno puede extraer sus conclusiones.



 



Después de ver estos gráficos lo primero que llama la atención son las diferencias entre unas y otras previsiones. También destacar que Europa ha dado el visto bueno a las previsiones españolas, lo cual nos tendría que hacer reflexionar sobre la incompetencia o no de Europa.  

Si estos datos fueran de una empresa ¿compraríamos acciones? ¿si fuéramos consultores, que análisis haríamos?

lunes, 17 de junio de 2013

Competencia profesional


Estos últimos días le he dado vueltas a un tema recurrente en este blog; la necesidad de la formación. Es casi habitual encontrarse con trabajadores, mandos intermedios, directores y consultores sin formación alguna. La pregunta es ¿puede una persona ser competente sin formación?

En primer lugar podríamos definir qué es ser competente. Un profesional competente es aquel que posee una serie de conocimientos, habilidades, experiencia y aptitudes que le permiten realizar una actividad de forma óptima o éxitos.

Así pues, ¿es importante la formación? Fundamental, sin formación los conocimientos están sesgados, nos quedamos sin herramientas o al menos, sin su conocimiento. Utilizar la experiencia casi de forma total, para suministrar los conocimientos implica que estos, pueden no ser los óptimos, no nos permiten una visión global, quedamos cojos en uno de los pilares fundamentales, la cultura.

No podemos concebir la idea que un niño no vaya a la escuela, pero si animamos y lo vemos como algo normal, que alguien profesional no se haya formado. Todos conocemos a gente con curriculum humo. Podemos hacer un ejercicio bastante simple que es entrar en nuestra red de contactos del linkedin y empezar a analizar perfiles. Empezaremos a encontrarnos con la variedad más variopinta de funciones, cargos, responsabilidades sin que se precie que esa persona sea realmente competente. Se utilizan una infinidad de eufemismos importante. Recuerdo el caso de una política que en su curriculum aparecía que había obtenido la diplomatura en ciencias físicas. Por cierto, esta diplomatura nunca ha existido. En este sentido, si la formación no es importante ¿por qué la gente se empeña en inventársela?

Por otra parte, la experiencia es importante, formación sin experiencia real, no tiene sentido, es fundamental para poder asentar los conocimientos y crear una visión del funcionamiento del mundo, de la aplicación práctica de las herramientas.

Al principio hablábamos de la cultura. Es muy importante ya que necesitamos el conocimiento y este se adquiere en la formación. La formación y el estudio nos disciplinan, crean el caldo de cultivo para que nuestra cultura pueda formarse de forma óptima y es a partir de aquí que empezamos a adquirir competencias, habilidades y experiencia necesaria para nuestra competencia.

Como me dijo una vez una amiga, la ignorancia es atrevida. Demasiado atrevida y diría yo, arrogante. La competencia es un buen punto de partida para el cambio y la mejora de las empresas.